esen

NOTICIA

Liberación y promoción de cultivos biofortificados en Nicaragua

Las variedades biofortificadas de los cultivos en Nicaragua buscan resolver el problema de desnutrición y deficiencia de micronutrientes, principalmente en poblaciones susceptibles como mujeres y niños en zonas rurales del país. Para ello es necesario generar variedades con las características agronómicas, nutricionales, culinarias, organolépticas, de almacén y de mercado deseadas. Con este objetivo en mente, HarvestPlus ha trabajado de la mano con el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) y otros socios en la generación y promoción de estos materiales en el país.

Gracias a esta colaboración, INTA ha liberado dos variedades de frijol con alto contenido de hierro en Nicaragua. La primera, llamada INTA Nutritivo, fue liberada en 2012 y contiene 36% más hierro que las variedades no biofortificadas. La segunda, llamada INTA Ferroso, fue liberada en 2014 y tiene un contenido de 52-68% más hierro que las variedades no biofortificadas. Por otro lado, también se han liberado dos variedades de yuca con mayor contenido de pro-vitamina A, llamadas INTA Dorada a INTA Amarilla.

Aunque se ha logrado generar y liberar materiales biofortificados, aún se necesita dedicar esfuerzos para aumentar la difusión de los mismos entre productores y consumidores de frijol. Los retos para la difusión de estos cultivos incluyen, entre otras cosas, la necesidad de aumentar la disponibilidad de material de siembra de calidad a un precio accesible para los productores, incrementar la asistencia técnica para familias productoras a fin de aumentar sus rendimientos, realizar una mayor promoción para aumentar la demanda de semilla por parte de los productores y el consumo por parte de los consumidores, y mejorar el acceso a información sobre los beneficios derivados del consumo de estos cultivos. Un aumento en el uso de estos materiales por los productores permitirá realizar un estudio de adopción e impacto entre los usuarios de estas tecnologías.

CIAT y HarvestPlus llevan frijol biofortificado por primera vez a Waslala, Nicaragua

Un total de 765kg de frijol con alto contenido de hierro fueron entregadas a 36 familias productoras del municipio de Waslala, en Nicaragua, para ser sembradas por primera vez en sus fincas. A través de esta iniciativa de diseminación de semillas del CIAT, liderada por el programa HarvestPlus, en colaboración con siete organizaciones miembro de la Alianza de Aprendizaje del Territorio Cacao establecida por el Programa de Investigación del CGIAR sobre Sistemas Integrados del Trópico Húmedo (Humidtropics), se entregaron un promedio de 47 libras de la variedad de frijol INTA Nutritivo o 46 libras de semilla INTA Ferroso a cada familia participante.

A partir de esta distribución de semillas se proyectó establecer aproximadamente 15 hectáreas de este cultivo para la producción de grano en esta zona. Adicionalmente, se distribuyó semilla a 510 familias distribuidas en cinco municipios de tres departamentos del país, en colaboración con FIDER y CARITAS-Matagalpa. De esta iniciativa se realizó un estudio de aceptabilidad de dichas variedades por parte de las 546 familias productoras beneficiadas.

Promoviendo la investigación de la mano con universidades nicaragüenses

Contribuyendo al esfuerzo multidisciplinario de organizaciones académicas y de investigación que trabajan por la seguridad alimentaria en Nicaragua, HarvestPlus participó en la III Jornada Interinstitucional de Fomento a la Innovación en la Agroindustria Nicaragüense, “Integración de la cadena agroindustrial por la seguridad alimentaria”, organizada por la Universidad Centroamericana (UCA) a través de la Facultad de Ciencia, Tecnología y Ambiente.

“Esta idea surgió de la necesidad de promover el vínculo de la innovación en la agroindustria nicaragüense dentro de nuestro contexto actual de país», expresó María José Cortez, Coordinadora de la carrera de Ingeniería Industrial de la UCA. «Consideramos bastante pertinente enfocar los esfuerzos en visualizar la integración de diferentes disciplinas en pro de la seguridad alimentaria”.

Patricia Carrillo, nutricionista de HarvestPlus, compartió la experiencia impulsada por el proyecto de la mano con la UCA a través de un estudio de evaluación sensorial de tortillas de maíz con consumidores urbanos de Managua, durante su presentación “Análisis sensorial de alimentos con cultivos biofortificados”. El objetivo de este estudio fue determinar si existen diferencias sensoriales estadísticamente significativas entre una variedad de maíz con alto contenido de cinc y una variedad local utilizada comúnmente por la población. Entre los temas abordados resaltó la importancia de la evaluación sensorial de los alimentos biofortificados para conocer el grado de aceptación y preferencia por parte de los consumidores.

Paralelamente, HarvestPlus participó en la Feria de la Agroindustria con un estand interactivo donde los estudiantes de la UCA participaron en la evaluación sensorial de galletas elaboradas a base de maíz blanco alto en cinc y la variedad de frijol alta en hierro INTA Ferroso.

Evaluando las características necesarias de los cultivos biofortificados

Para tener el impacto esperado, los cultivos biofortificados deben reunir, además de características agronómicas y nutricionales necesarias, las características culinarias y organolépticas que contribuyan a la aceptación de las nuevas variedades por productores y consumidores, factores que están estrechamente relacionados, ya que los productores de frijol también son consumidores.

Para determinar la aceptabilidad de las variedades de frijol biofortificado liberadas hasta la fecha, HarvestPlus realizó una serie de evaluaciones sensoriales en distintas comunidades rurales de Nicaragua, con el objetivo de determinar si existen diferencias significativas entre las variedades tradicionales y las variedades mejoradas de frijol con alto hierro, según la percepción de las comunidades beneficiadas.*

“La evaluación sensorial, como bien lo dice la palabra, se realiza a través de los sentidos”, explicó Carrillo. “Cada vez que probamos un alimento, decidimos si nos gusta con base a sus características, como sabor, olor y textura. Cuando introducimos un alimento nuevo para las comunidades, como los cultivos biofortificados, es importante realizar un análisis sensorial para determinar la calidad del alimento y si será aceptado por el consumidor”.

El estudio encontró que los participantes prefirieron más las variedades tradicionales comparado con las biofortificadas. No obstante, los productores y consumidores que participaron en el estudio calificaron positivamente la variedad de frijol con alto contenido de hierro. El estudio recomendó profundizar las pruebas de aceptabilidad y continuar investigando el comportamiento agronómico, sanitario y productivo de la semilla en las distintas regiones del país.

* Video sobre metodología de evaluación sensorial: https://www.youtube.com/watch?v=mgmEDVapoZU

Fortaleciendo capacidades técnicas y metodológicas

A partir de la experiencia en evaluación sensorial en Nicaragua, HarvestPlus elaboró un Manual de Campo, como herramienta de entrenamiento dirigida a organizaciones socias que buscan replicar la metodología en sus actividades. Con el objetivo de desarrollar capacidades técnicas y metodológicas en organizaciones extensionistas que asisten a productores de frijol y otros granos básicos en Nicaragua, el proyecto realizó el Taller “Técnicas para garantizar la aceptabilidad y control de los alimentos”. El taller contó con la participación de 25 técnicos del INTA, quienes fueron capacitados en la realización de técnicas de evaluación sensorial.

Dicho taller abordó temas como las características agronómicas y nutricionales de los cultivos biofortificados, conceptos básicos sobre la evaluación sensorial de alimentos, y los objetivos y la utilidad de técnicas e instrumentos para garantizar la aceptabilidad y el control de alimentos. A partir de este taller, HarvestPlus espera fortalecer el proceso de generación y difusión de nuevas variedades de semillas, promoviendo la aplicación de técnicas que garanticen la aceptabilidad y el control de los alimentos elaborados con granos básicos biofortificados.

Como parte de los resultados del taller, INTA elaboró un plan para implementar pruebas de aceptabilidad y control de alimentos con familias productoras de cada región de Nicaragua. En respuesta a las necesidades expresadas durante el intercambio, HarvestPlus proporcionará acompañamiento técnico durante las pruebas sensoriales, guiando la recolección, organización, análisis e interpretación de datos.

La biofortificación y el CODEX Alimentarius

Representantes de Nicaragua, Brasil, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Honduras y Panamá, en conjunto con representantes de los Comités Nacionales del CODEX Alimentarius de estos países, organizaciones internacionales que trabajan en biofortificación y entidades nacionales de nutrición y agricultura, participaron del proceso de establecer una definición formal del término ‘biofortificación’ para ser adoptada por la comunidad internacional.

El CODEX Alimentarius es el punto de referencia mundial para productores, procesadores y consumidores de alimentos, así como agencias gubernamentales y tratados internacionales de comercio de alimentos. En él se establecen las normas y los estándares internacionales en torno a los alimentos, sirviendo de guía para los reglamentos nacionales de los países en el tema.

El liderazgo de HarvestPlus y sus socios en Nicaragua ha contribuido hacia avances significativos en este esfuerzo colaborativo entre países, con el objetivo de facilitar la investigación, difusión e integración de los esfuerzos para aumentar los beneficios de la biofortificación en la región.

Publicado por Shadi Azadegan.

Tweet about this on TwitterShare on Tumblr0Share on Facebook0Share on Google+0Print this pageShare on LinkedIn0
  • Noticias

  • News

  • Contacto

    Nombre*

    Email*

    Mensaje


    Km. 13 Recta Cali - Palmira, AA 6713
    Cali, Valle del Cauca, Colombia
    Tel.. 57 (2) 4450000
  • Síguenos

    A través de nuestras redes sociales